Viajando en el Cuerpo

Hay un espacio silencioso, permanente, vibrante, carente de palabras
Del cual todo nace, lo que vemos y lo que no, lo que imaginamos y lo inimaginable
No tiene opuesto y es de una frecuencia mayor a la actividad mental
Este espacio origen, matriz y madre, del cual todo nace, al recobrarlo, pensamos con todo lo que somos.
Nuestra vida se estabiliza desde una inteligencia mayor, la consciencia.
Pensamos en muchas ocasiones en base al estado de nuesto sistema nervioso, nuestros intestinos, los músculos, las fáscias,,,,y lo invisible.
Afinar el instrumento que el cuerpo es en todo lo que se compone, nos lleva a pensamientos mas claros y creativos, camino de la virtud.
«Deleita a la existencia con tu manifetación»M.Mineth